ACERVO   

Una vida de Trabajo

 

 

 

Inicio ›Acervo

EL MÉXICO MÁGICO DE DEMETRIO BILBATUA

 

Encontrar el sentido que tiene el diseño accidentado y rebelde de sus costumbres y onduladas. Pasear con México para reconocerlo en bravo ritmo de sus danzas, que asombran al mundo en otras tierras.

 

Encontrar el sentido que tiene las explosiones violentas del progreso, que separan montañas y abren cauces a la alegría del torrente, para la operación de centros que darán fuerza y luz para la patria.

 

Acompañar al mexicano que, a la mitad del océano, arranca el oro del fondo del abismo marino y lo conduce al beneficio del progreso petrolero.

 

Al encuentro del México mágico que adivina tras la lente, Demetrio Bilbatúa, el cineasta, ha entregado su vida al hallazgo y difusión de lo mejor que tiene nuestro país. En su obra cinematográfica hay calidad e intención porque emplea con maestría los recursos técnicos de avanzada y los pone al servicio de una visión clara y transparente de esta tierra.

No escatima sensibilidad. Su fino acierto en los planteamientos visuales, corre parejo con una profunda devoción por esta tierra de México. Por este pueblo.

 

Testimonio vivo de México de los últimos 40 años, el cine de Bilbatúa ha sabido captar y transmitir con belleza y eficacia, los grandes momentos de estos tiempos.

 

Desfilan por la pantalla, junto a la gran obra publica que transforma el horizonte de la nación, las constancias de sucesos cruciales: los Juegos Olímpicos; certámenes deportivos mundiales; la pasión del fútbol en el mundo; arte y cultura de México, presente en ferias y exposiciones internacionales.

 

Grandes eventos de México que culminan con la presencia, en todas sus ocasiones, del Papa Woytila en nuestras tierras.

Pero, insistimos. La obra cinematográfica de Demetrio Bilbatúa y las imágenes hacia los que ha dirigido su cámara estos años. Va mas allá.

 

De los escenarios que recorre, va extrayendo el sentido profundo que tiene la presencia y la acción de México. Escoge sí, los mas bellos momentos y contornos y los recrea con su cámara de tal manera que el espectador va descubriendo un México que no esperaba. Un México brillante de música y de sol.

 

Privilegiado por su profundo amor hacia estas tierras, el cine de Bilbatúa se yergue ahora como testimonio vivo de la marcha permanente del país.